Diversidad y actividad procariótica en ecosistemas marinos

Contenido principal del artículo

A. López López
M. Zaballos

Resumen

La historia evolutiva de los microorganismos se remonta a más de 3500 millones de años y una parte importante de ésta ha ocurrido en el medio marino. Desde entonces, los microorganismos constituyen un componente esencial de las redes tróficas de los ecosistemas marinos, con una gran abundancia y biomasa, contribuyendo a la regeneración de nutrientes e interactuando con una amplia gama de organismos. Dado que un 70% de la superficie global del planeta corresponde a masas de agua y que la profundidad media de los océanos es de 4000 m, es obvio que el estudio de las comunidades procarióticas presentes en este ambiente tiene una enorme relevancia en cuanto al conocimiento de la diversidad biológica global y de los ciclos biogeoquímicos que tienen lugar en nuestro planeta. Es cierto que la densidad de las poblaciones procarióticas decrece significativamente con la profundidad pero sin embargo, integrando todos los datos para el total de la columna de agua, el océano contiene más células procarióticas que cualquier otro hábitat acuático siendo, por unidad de biomasa, más productivo que los ecosistemas terrestres.


Abstract

La historia evolutiva de los microorganismos se remonta a más de 3500 millones de años y una parte importante de ésta ha ocurrido en el medio marino. Desde entonces, los microorganismos constituyen un componente esencial de las redes tróficas de los ecosistemas marinos, con una gran abundancia y biomasa, contribuyendo a la regeneración de nutrientes e interactuando con una amplia gama de organismos. Dado que un 70% de la superficie global del planeta corresponde a masas de agua y que la profundidad media de los océanos es de 4000 m, es obvio que el estudio de las comunidades procarióticas presentes en este ambiente tiene una enorme relevancia en cuanto al conocimiento de la diversidad biológica global y de los ciclos biogeoquímicos que tienen lugar en nuestro planeta. Es cierto que la densidad de las poblaciones procarióticas decrece significativamente con la profundidad pero sin embargo, integrando todos los datos para el total de la columna de agua, el océano contiene más células procarióticas que cualquier otro hábitat acuático siendo, por unidad de biomasa, más productivo que los ecosistemas terrestres.


Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Detalles del artículo